Boca goleó 7-1 a Vélez y llega más tranquilo al superclásico

Deportes

Boca venció a Vélez 7-1 en el José Amalfitani, con una gran actuación de Edwin Cardona, Sebastián Villa y Carlos Tevez, quienes regresaron a la posición de titular tras la baja por la muerte de su padre. Como sucedió en 2006 con Alfio Basile como técnico en el Nuevo Gasómetro y ante San Lorenzo, el Xeneize hizo historia y convirtió la misma cantidad de goles en un partido que había marcado en los últimos siete partidos oficiales. El equipo de Russo llega en ascenso para el Superclásico ante River el próximo domingo en La Bombonera.

Cardona abrió el marcador con un exquisito tiro libre por debajo de la barrera, y luego asistió a Sebastián Villa, que marcó con un doblete. Además, Gonzalo Maroni, que venía de ser el salvador ante Claypole, convirtió dos más, mientras que Tevez y Campuzano completaron el histórico triunfo. Juan Martín Lucero había empatado temporalmente para Fortín, que era el líder invicto de la Zona B de la Copa de la Liga Profesional. El partido correspondiente a la cuarta fecha de la Copa de La Liga fue retransmitido por TNT Sports y arbitraje por Diego Abal.

Y precisamente, el juez de la encuentro tuvo una decisión controvertida. Mostró a Nicolás Capaldo tarjeta amarilla tras una fuerte infracción sobre Emiliano Amor, que mereció ser roja. La acción ocurrió a los nueve minutos de la primera mitad. El jugador xeneize tuvo que ser expulsado por juego sucio grave, ya que el punto de contacto en la rodilla ponía en grave riesgo el físico del oponente.

No cabe duda de que fue el mejor partido del año y, seguramente, del ciclo de Miguel Russo desde su regreso. El regreso de su máximo emblema y capitán, Carlos Tevez, le permitió tener más aplomo en la ofensiva. El ídolo, a sus 37 años, fue la bandera de un equipo que mostró una actitud totalmente diferente a la que tuvo, precisamente, en los últimos partidos en los que no estuvo el capitán. Porque el Xeneize acababa de vencer a Newell’s en Rosario (1-0), empató con el ascendido Sarmiento de Junín en Bombonera (1-1) y sufrió inesperadamente para superar a Claypole, desde la Primera C, en los 16. final de la Copa Argentina.

Pero el Apache no estaba solo, ya que los colombianos Edwin Cardona y Sebastián Villa abrieron el camino desde el principio. El primero, con un gol de falta por debajo de la barrera, el segundo, tras la asistencia de su compatriota y un par de goles en propia puerta. Fueron también participantes necesarios para que Gonzalo Maroni, que fue la gran sorpresa del DT al ponerlo como titular en el equipo, fuera despachado también con dos goles. El ex Talleres venía de ser el salvador en el partido ante el Claypole, por la Copa Argentina.

Vélez estaba totalmente superado, a pesar de que al principio lo jugó de igual a igual y logró una rápida reacción con el gol de Lucero para el empate parcial. Sin embargo, la triangulación del Xeneize, la velocidad que le daba a cada ataque y la jerarquía de sus jugadores fue demasiado para Fortín, que venía de tres victorias en igual número de partidos para liderar el Grupo B de la Copa de La Liga. La actitud es la más redimible en el equipo de Russo, que ahora está a solo un punto de la cima, que pertenece a Lanús, Independiente y Vélez, todos con nueve unidades.

La otra gran novedad en Boca fue la presencia del volante Agustín Almendra, que tuvo el lujo de jugar en el complemento, entre los relevos. El futbolista emergido de la cantera del club regresó tras un problema personal y un conflicto con el club que lo marginó a lo largo de 2020. Y un hecho nada menos que en la segunda mitad también ingresaron Julio Buffarini y Leonardo Jara, quienes fueron a cumplir contrato en el a mitad de año y habían descendido del primer equipo.

Todo más que síntomas positivos para Boca, que ahora esperará con más confianza a River el próximo domingo.